El delegado de Programas para el Desarrollo en Chihuahua, realizó una gira de trabajo en la lejana comunidad de Sorichique

El delegado de Programas para el Desarrollo en Chihuahua, Juan Carlos Loera realizó una gira de trabajo en la lejana comunidad de Sorichique, en el municipio de Batopilas, para apoyar en la tarea del levantamiento del censo a fin de ampliar el número de niñas, niños y adolescentes beneficiarios del Programa de Becas Benito Juárez, en zonas indígenas y de muy alta marginación.

«Estamos muy contentos de reiniciar los trabajos en el gobierno federal, profundizando la transformación en el estado de Chihuahua», comentó en la gira que realizó con el Coordinador Nacional de Becas para el Bienestar Benito Juárez, Abraham Vázquez Piceno, el pasado 14 de septiembre, como parte de los trabajos de transición y diagnóstico, horas antes de asumir la titularidad de la Delegación.

«Venimos a la telesecundaria Sor Juan Inés de la Cruz para hacer el censo de las Becas Benito Juárez para todas las alumnas y alumnos de preescolar, primaria y secundaria de las comunidades indígenas», informó en el camino de terracería que va de Sorichique a Guachochi.

En este evento también participaron los profesores Édgar Montiel y Magaly García, quienes llegaron a la comunidad desde la capital Chihuahua y el municipio de Guachochi, de donde son originarios, respectivamente, para prestar sus servicios profesionales a favor de los estudiantes, lo que aplaudió el delegado.

En el patio cívico del plantel educativo, fueron convocados los padres de familia y los estudiantes para tener la información necesaria que permita a la Secretaría de Bienestar contar con el censo preciso y actualizado. «Nadie se va a quedar fuera», dijo Juan Carlos Loera.

«Todos tendrán la beca Benito Juárez porque es donde se requiere más, son lugares prioritarios, de alta marginación, que poco a poco se van reivindicando con los programas del gobierno federal», precisó.

De acuerdo con el corte más reciente, actualmente el Programa de Becas Benito Juárez beneficia a poco más de 200 mil niñas, niños y adolescentes en el estado para que puedan concluir sus estudios de primaria, secundaria y educación media superior y superior.

Loera agregó que en este lugar también se aplica el Programa La Escuela es Nuestra, lo que permitió a esta telesecundaria ampliar su infraestructura y ser un espacio cálido para los alumnos.

«Nosotros seguimos transformando profundamente a la sociedad en el estado de Chihuahua con los programas de la Cuarta Transformación», concluyó Juan Carlos Loera.

–oo0oo–

A %d blogueros les gusta esto: