Deontay Wilder fue operado del bíceps, reflexiona sobre derrota ante Tyson Fury

El ex campeón de peso pesado del CMB, Deontay Wilder, dijo que se sometió a una cirugía del bíceps izquierdo luego de su derrota ante Tyson Fury el 22 de febrero.

«La recuperación va bien», dijo Wilder, de 34 años, en el podcast de PBC. «Estoy en terapia. Terminé sufriendo la lesión en mi última pelea, en algún momento. Pero todo va muy bien. Esa es otra cosa en la que me estoy enfocando: en la recuperación, en recuperar la salud plena».

«No puedo hacer ejercicio en este momento. Eso es lo que estoy deseando, una vez que me sane el brazo. Estoy ansioso por hacer ejercicio, poder hacer las cosas que amo hacer».

Wilder (42-1-1, 41 KO), que permanece aislado en Alabama durante esta pandemia de coronavirus, se ha tomado el tiempo para reflexionar sobre su primera derrota profesional. Después de un empate en su primera pelea contra Fury en diciembre de 2018, fue derrotado por el peso pesado británico en la revancha.

«Todo lo que pasó, pasó los últimos 15 minutos hasta la pelea», dijo Wilder. «Sucedieron muchas cosas. Hay muchas cosas de las que ni siquiera quiero hablar en este momento. Todavía estoy reflexionando sobre ciertas cosas, y no puedo creer las cosas que me sucedieron. Y me sucedieron en ese punto de mi carrera».

Días después de su derrota, Wilder dijo que creía que su vestimenta elaborada y llamativa era tan pesada que afectó sus piernas mientras se abría camino hacia el ring en el MGM Grand Garden Arena.

«Es fácil entender qué tipo de persona era Deontay Wilder en ese momento. Incluso cuando me quité la máscara, las cosas que estaba haciendo. He estado en este deporte durante mucho tiempo. La gente me ha visto pelear en todo el mundo durante mucho tiempo. Así que la gente sabe automáticamente cómo soy, sabe cómo debo verme. La gente que conoce de boxeo sabe que ese no era Deontay Wilder. Esa noche fui un zombie».

Lo que aún desconcierta a Wilder es que, en lugar de usar su estrategia normalmente agresiva, retrocedió contra Fury, quien llegó a pesar 273 libras, 42 libras más que Wilder.

«No vas hacia atrás, avanzas. Y esa noche no fui yo mismo», dijo Wilder, quien invocó la cláusula para la tercera pelea, que cree que sucederá a fines de 2020.

Cuando regrese el boxeo, Wilder dice que tendrá algunas caras nuevas en su esquina.

“Mucha gente ha llamado», dijo Wilder. «Pero hay que tener cuidado, porque la gente solo ve esta vez, ve la publicidad. Quieren poder decir que ese fue el nombre que apareció y cosas así, y solo mirarlo de una manera diferente. «Debes tener cuidado con las personas que traes».

Durante una carrera profesional que comenzó en 2008, Wilder ha sido entrenado por Jay Deas y Mark Breland. Wilder no habló específicamente sobre el estatus de ellos.

«Estoy buscando traer a alguien, seguro», dijo Wilder. «Todavía no tenemos nada oficial. Pero definitivamente voy a traer a dos personas … Pero veremos qué sucede. Creo que formaremos un gran equipo».

Wilder dijo que el ex dos veces campeón de peso pesado George Foreman se comunicó con él.

«Hablamos de cosas que sucedieron en su carrera, buenas y malas, muchos trucos diferentes del oficio que solían suceder, ciertas cosas que vio en la pelea y mucho conocimiento que me aplicó», comentó Wilder.

«Me estaba diciendo cómo quería mostrarme algunos métodos para fortalecer ciertas partes de mi cuerpo y cosas así. Definitivamente me dejó caer un par de gemas y fue bueno escucharlo».

Wilder insiste en que su mente y su cuerpo están completamente reparados y ahora espera igualar el marcador con Fury y recuperar su título.

«Él sabe que no fui yo. Todos saben que no fui yo», dijo Wilder. «Como dije, lo mostraremos. Hay un momento y un lugar para todo, y voy a revelar muchas cosas. Pero estoy deseando que llegue. No puedo esperar para darle a la gente lo que quieren ver».

A %d blogueros les gusta esto: