Multitudinarias protestas en Europa contra el confinamiento y las restricciones

El Gobierno de Austria declara la guerra a los no vacunados y les impone el confinamiento
Austria confina a toda la población y decreta la vacunación obligatoria
  
Decenas de miles de personas -unas 40.000 según la policía-, muchas sin mascarilla y sin mantener la distancia de seguridad, protestaron este sábado en Viena contra el confinamiento general que comienza el lunes en Austria y contra la vacunación obligatoria.

La manifestación fue convocada por el partido ultraderechista FPÖ -que estimó la participación en 100.000 personas-, aunque su líder, Herbert Kickl, no asistió al estar en cuarentena tras dar positivo por coronavirus. «Resistencia», «Corona-Fake», «Libertad» o «Abajo con la coronadictadura» eran algunos de los lemas de una multitud que confluyó desde distintos puntos de la ciudad en el casco histórico de Viena, cerca de la sede del Gobierno.

Los manifestantes marcharon por las calles portando banderas de Austria, mensajes negando la existencia de la enfermedad y contra la vacunación y, en general, calificando las restricciones contra el coronavirus de dictatoriales.

Aunque la protesta se desarrolló de forma pacífica, la policía informó a Efe de al menos cinco detenciones en incidentes aislados como arrojar botellas y otros objetos a los agentes. También se han producido denuncias por el uso de simbología nazi, que en Austria es un delito. Entre los motivos de esas denuncias -según el diario Der Standard- se encontraba el empleo de estrellas de David con la palabra «no vacunado» por parte de algunos manifestantes.

La estrella amarilla era el símbolo que los nazis usaron para marcar a los judíos y su uso por parte de ciertos negacionistas de la pandemia supone comparar las medidas contra la covid con el Holocausto. También se denunció a una persona por una pancarta en la que se comparaba al actual canciller democristiano, Alexander Schallenberg, con Josef Mengele, el médico nazi que hizo experimentos con internos del campo de exterminio de Auschwitz.

La creciente división en la sociedad debido a las medidas contra el coronavirus es tal que el presidente de Austria, Alexander Van der Bellen, apeló anoche a la concordia y a la unidad en un discurso televisado por el nuevo confinamiento. «Las acusaciones recíprocas no resuelven nada ahora. No se soluciona nada con señalar con el dedo al otro y dirigirle nuestra ira», dijo Van der Bellen a los austríacos y les animó a superar divisiones que han fracturado familias y amistades.

Zagreb también se echa a la calle
Alrededor de 15.000 personas, según cálculos de los medios locales, se manifestaron hoy en el centro de Zagreb contra las medidas gubernamentales para reducir los contagios de coronavirus.

«Libertad», «Vacunad a vuestras madres, dejad a nuestros niños en paz», «Stop a los certificados covid», «No nos vais a vacunar a nuestros hijos» y «Croacia libre» eran algunos de los lemas de las pancartas, entre las que también figuran muchas imágenes de la Virgen María y Jesús, así como banderas croatas.

Entre los manifestantes, muchos de ellos sin la obligatoria mascarilla, destacaron varios políticos de la ultraderecha y activistas de asociaciones católicas ultraconservadoras. a multitud acusó también de «traidor» al primer ministro conservador, Andrej Plenkovic, y cantó canciones patrióticas durante la protesta.

La principal exigencia de los manifestantes es que el gobierno anule la obligación, en vigor desde el martes, de mostrar el certificado covid (de vacunación, haber pasado la enfermedad o un test negativo) a la entrada en todas las instituciones públicas, como correos, oficinas municipales, comisarías de policía o centros sanitarios.

Dos heridos de bala en Róterdam
Al menos dos personas resultaron heridas por disparos de bala y 51 fueron arrestadas durante los fuertes disturbios registrados la pasada noche en la ciudad neerlandesa de Róterdam, donde se convocó una protesta en redes sociales contra las restricciones aplicadas por el Gobierno para frenar la pandemia.

La Policía de Róterdam explicó este sábado que al menos 51 personas han sido arrestadas durante los fuertes disturbios en el centro de Róterdam, aproximadamente la mitad de ellos menores de edad y que habían llegado a la ciudad desde diferentes partes de Países Bajos. El término usado por la Policía para referirse a los participantes en los disturbios es “agitadores” o “amotinados”, y no “manifestantes”.

La protesta contra las restricciones, convocada anoche en redes sociales, desembocó en fuertes choques entre los participantes, especialmente jóvenes procedentes de todo el país, y los agentes de la policía, que requirieron la ayuda de los antidisturbios para dispersar la manifestación.

A %d blogueros les gusta esto: