Coahuila le dice no a Morena

En Coahuila, como en todo el país, la lectura de la jornada electoral de ayer debe dividirse en dos pistas: de un lado la elección de diputados federales y de la otra —para nuestro caso— la de ayuntamientos. Los resultados se parecen mucho en ambas pistas, pero contienen matices que deben señalarse.

Comencemos con la elección de ayuntamientos, solamente porque se trata de una más cercana a la ciudadanía. Allí, no cabe duda, la victoria le corresponde al PRI de forma contundente, sobre todo porque recupera la que es, para todo efecto práctico en este sexenio, la joya de la corona: Torreón.

Al momento de cerrar este espació, el resultado en Monclova era de fotografía: tan solo 654 votos separaban al panista Mario Dávila, quien encabezaba el conteo de votos, de la priísta María Guadalupe Murguía. Quedaban 17 casillas por capturarse y había 3 que no se contabilizaron por alguna inconsistencia.

Otro final de fotografía es el de Piedras Negras, donde tres aspirantes se disputan el triunfo, encabezados por la priísta Norma Treviño, seguida por el morenista Claudio Bress —quien busca la reelección— y pegado a ellos el petista Carlos Jacobo Rodríguez

En Monclova y Piedras Negras, todo hace indicar, habrá litigio postelectoral y cada voto se disputará con ferocidad en el cómputo municipal primero, y en los tribunales después.

El resultado de estos cuatro municipios, los más importantes de la entidad, dibujan con toda claridad la ineficacia de Morena para convertirse en la fuerza mayoritaria local. No les va mal porque capturan un tercio de los votos, pero otra vez quedan en segundo sitio.

Tendrán el consuelo de imponerse, casi con toda seguridad, en Acuña y Múzquiz, pero sobre esos dos triunfos resulta obligado apuntar que se trata de triunfos obtenidos por su aliado informal, Unidad Democrática de Coahuila, pues Emilio de Hoyos y Tania Flores son militantes de dicho partido.

En la pista de diputados federales el retroceso morenista también es importante en término relativos aunque en los números absolutos podría no terminar tan mal si, como anticipaban anoche los resultados del PREP, se quedaría con dos de los siete distritos electorales de la entidad: el 1, con cabecera en Piedras Negras, y el 2, con cabecera en San Pedro de las Colonias.

En el primer caso, el abanderado morenista aventajaba con casi 18 puntos porcentuales al candidato del PRI y en el segundo la ventaja era de 7 puntos porcentuales. En 2018, vale recordar, Morena obtuvo 3 triunfos de mayoría en Coahuila, de tal suerte que estaría perdiendo solamente una curul.

Pero nuevamente debe acotarse aquí que uno de los probables triunfos de Morena no corresponde a un candidato propio, sino a su aliado local, UDC, pues cuando las autoridades electorales negaron el registro a Lenin Pérez, quien buscaba la reelección luego de haber ganado el distrito 1 hace tres años para el PAN, fue sustituido por Brígido Moreno, un viejo udecista.

Así pues, salvo Francisco Borrego Adame, quien estaría logrando la reelección al imponerse por segunda ocasión en el Distrito 3, todas las figuras relevantes de Morena en Coahuila habrían visto apagarse su luz en los comicios de este domingo. Y si no retrocedieron más fue solo gracias a los votos que les inyectó su “aliado invisible”, la UDC.

Aunque sigue siendo la segunda fuerza en Coahuila, Morena perdió una de las 3 curules ganadas en 2018

A %d blogueros les gusta esto: