Se enfrentan priistas en la CDMX

CIUDAD DE MÉXICO.- Dos bandos del PRI se enfrentaron a golpes ayer, luego de que militantes tomaron las instalaciones del partido para exigir la renuncia de Alejandro Moreno, presidente del tricolor, y demás integrantes del Comité Ejecutivo Nacional.
Para expresar apoyo a “Alito”, la dirigencia envió a otro grupo de militantes de la Ciudad de México a la sede del PRI.
Antes del amanecer, un grupo encabezado por Nallely Gutiérrez colocó cadenas y candados en las rejas del inmueble de Insurgentes Norte, así como carpas en los accesos peatonales.
A la protesta llegó el ex Gobernador Ulises Ruiz, quien se sumó a bloqueos viales y a la exigencia de que renuncie Moreno por su falta de resultados.
El ex mandatario oaxaqueño demandó una dirigencia interina y que haya reformas estatutarias para definir otra forma de organización interna.
Más tarde, la confrontación entre priistas pasó a los golpes y detonaciones de presuntas armas de fuego, de las que se responsabilizaron mutuamente.
Cuando priistas capitalinos intentaron llegar a la sede nacional, en las calles de Jesús García, Luis Donaldo Colosio y Héroes Ferrocarrileros, a unos pasos de la delegación Cuauhtémoc, se dieron los enfrentamientos con palos, piedras y petardos.
Un joven de nombre Alan Coronel, lastimado de la cara, acusó que fue golpeado por el grupo de Nallely Gutiérrez.
Los priistas de la CDMX se replegaron en la sede partidista local, sobre Puente de Alvarado, mientras que la toma de las instalaciones nacionales continuó, pero ya con la presencia de policías del Gobierno capitalino.
El PRI nacional acusó a Ruiz y a Nallely Gutiérrez de estar vinculados a Morena.
“El Comité Ejecutivo Nacional del PRI rechaza de manera contundente la violencia y provocaciones del grupo golpista encabezado por Ulises Ruiz y Nallely Gutiérrez, en contra de militantes y empleados de este instituto político que estaban cerca de la sede nacional.
“Es lamentable que el grupo golpista del ex gobernador de Oaxaca fomente el uso de palos y piedras para lastimar a mujeres y hombres, sean priistas o ciudadanos que circulan cerca de las instalaciones del tricolor.
“No se puede solapar este tipo de conductas de violencia, los balazos, golpes y heridas perpetradas contra activistas de sectores son signo de desesperación de un grupo que quiere desestabilizar al PRI y que está vinculado a Morena”, señaló la dirigencia nacional del tricolor.
Por su parte, Ulises Ruiz advirtió que levantarán el campamento hasta que renuncie “Alito”.
El ex gobernador exigió refundar al PRI sin titubeos y aseguró que es cuestión de días para que Moreno dejara la presidencia del partido.
“Pretende (Moreno) violentar y nos mandó grupos de porros y de choque, vinieron personas de los ‘Claudios’, vinieron personas de Rubén Barrios”, acusó por su parte Nallely Gutiérrez.

A %d blogueros les gusta esto: